Corporación S 2015-07-02T04:07:37+00:00

Las corporaciones S son corporaciones que deciden transferir los beneficios corporativos, pérdidas, deducciones y créditos a sus accionistas con propósitos tributarios a nivel federal. Los accionistas de las corporaciones S informan del flujo de rentas y de pérdidas en su declaración de impuestos personal, por lo que sus impuestos se calculan a nivel de ingresos individuales. Esto permite que las corporaciones S eviten la doble imposición por sus ingresos corpora tivos, ya que no se grava a la entidad, sino que simplemente se tramita una declaración de impuestos. Las corporaciones S son responsables de pagar impuestos sobre ciertas ganancias internas (‘built-in gains’) y por sus rentas pasivas.

Para optar al estatus de Corporación S, la corporación debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser una corporación doméstica
  • Tener únicamente accionistas permitidos
    • incluyendo individuos, ciertos fideicomisos y bienes raíces y
    • pudiendo no incluir sociedades, corporaciones y accionistas externos no residentes
  • No tener más de 100 accionistas
  • Disponer de un solo tipo de stock
  • No ser una corporación que no pueda optar a dicho estatus, como ciertas instituciones financieras, aseguradoras y corporaciones domésticas de venta internacional.

En el despacho de abogados de Senen Garcia, P.A., podemos asegurarnos de que cumples todos los requisitos necesarios para que la corporación se ponga en marcha de forma adecuada.

Además, podemos ayudarte a averiguar si esta entidad es la mejor estructura para tu empresa.